Estados Unidos se reunirá con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU después de la huelga, Europe News & Top Stories

Estados Unidos se reunirá con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU después de la huelga, Europe News & Top Stories

GINEBRA (AFP) – Estados Unidos regresa al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas tres años y medio después de su dramática salida, tiempo aprovechado por China para afirmar una influencia más amplia.

La Asamblea General de la ONU elige a los nuevos miembros del máximo órgano de derechos de la ONU el jueves (14 de octubre), y los países inician su mandato de tres años en el consejo a partir del 1 de enero.

Aunque los estados miembros se eligen en una votación secreta, la elección no es una contienda, con 18 países candidatos que se presentan a 18 escaños.

El consejo tiene la tarea de fortalecer la promoción y protección de los derechos humanos en todo el mundo, abordar las violaciones y hacer recomendaciones.

Estados Unidos bajo el anterior presidente Donald Trump renunció al consejo en 2018, acusándolo de hipocresía y obsesión por arengar a Israel.

Pero cuando Washington regrese bajo la presidencia de Joe Biden, se encontrará cara a cara con una China envalentonada que aprovechó la ausencia de Estados Unidos para mostrar sus músculos.

“Los chinos y todos aquellos que están fundamentalmente en contra de los derechos humanos tal como los entienden los europeos … se oponen a los derechos económicos, sociales y culturales. No es una tendencia nueva, pero es innegable que se está fortaleciendo”, dijo un diplomático europeo a Agence France-Presse. .

Según otro, “el objetivo de China es simple: destruir el concepto de universalidad de los derechos humanos y afirmar una visión coherente con su sistema político”.

En los últimos años, China y sus socios, incluidos Bielorrusia y Venezuela, han emitido declaraciones conjuntas apoyando las acciones de Beijing en Hong Kong, Xinjiang y Tíbet, y denunciando “violaciones de derechos humanos” en los países occidentales, incluso contra los canadienses indígenas.

Frente a la creciente polarización, algunos temen que el regreso de Washington refuerce la tendencia y vea al consejo dominado por la rivalidad pro estadounidense y pro china.

Marc Limon, director ejecutivo del grupo de expertos Universal Rights Group en Ginebra, dijo que Estados Unidos se ha “centrado básicamente en una sola cosa, que es China”, desde que volvió a comprometerse con el consejo a principios de este año como observador.

Esos ataques y las represalias de Pekín están “succionando el oxígeno de todos los demás trabajos importantes del Consejo de Derechos Humanos”, dijo. “Muchos países están hartos, porque no quieren que el sistema multilateral sea rehén de estos grandes juegos de poder geopolítico”.

Instó a Estados Unidos a ampliar su enfoque para recuperar el apoyo de los países en desarrollo que se habían acercado a Beijing durante la ausencia de Estados Unidos.

El embajador de China ante la ONU en Ginebra, Chen Xu, dijo a los periodistas el miércoles que esperaba que Washington “lleve a cabo un diálogo constructivo y trate de no hacer de los derechos humanos un vehículo político” una vez que vuelva al consejo.

El consejo, con sede en Ginebra, está compuesto por 47 estados miembros elegidos por la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Cada año se elige un tercio del consejo, y los países solo pueden cumplir dos mandatos consecutivos de tres años.

La membresía está dividida proporcionalmente por regiones geográficas.

La aparición de Eritrea entre los nominados de África ha planteado una vez más la cuestión de los regímenes autoritarios con antecedentes de derechos por debajo de la media tomando un asiento en el consejo.

En junio, Mohamed Abdelsalam Babiker, el nuevo relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos en Eritrea, describió un panorama desolador en su primer informe al consejo.

No hubo señales de mejora, dijo, y señaló la detención arbitraria e incomunicada, las condiciones carcelarias inhumanas, la falta de libertades básicas y el servicio militar indefinido, donde los reclutas son sometidos a trabajos forzados y violencia sexual.

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) acusan a los grupos regionales de coser una “fachada legitimadora” en lugar de tener una contienda genuina en el consejo, al presentar el mismo número de candidatos como escaños vacantes.

Hillel Neuer, director ejecutivo de la ONG UN Watch, dijo que las elecciones fueron diseñadas para eliminar a los peores violadores de derechos del mundo.

Pero “los regímenes opresores como China, Cuba, Libia, Rusia y Eritrea ganan las elecciones de forma rutinaria, y el sello de la legitimidad internacional”, dijo.

John Fisher, director de Human Rights Watch en Ginebra, dijo a la AFP que las regiones tenían la responsabilidad de asegurarse de que sus candidatos cumplieran con los estándares mínimos, señalando con el dedo a candidatos como Eritrea, Camerún y los Emiratos Árabes Unidos.


Posted : keluaran hk